Saturday, 22 February 2014 11:48

Curan a ratones diabéticos con terapia celular

Autor 
Puntue este artículo
(2 votos)

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica caracterizada por la acumulación excesiva de glucosa en el torrente sanguíneo. Los niveles de glucosa en sangre son regulados por la hormona insulina, que transporta el azúcar de la sangre hasta las células, donde se almacena como fuente de energía. La diabetes tipo 1 provoca que las células productoras de insulina, denominadas células beta y localizadas en el páncreas, sean incapaces de cumplir con su función, o lo hagan de manera deficiente. Por ello, los enfermos de diabetes tipo 1 dependen del tratamiento con insulina de por vida.

La investigación científica de los últimos años ha tratado, sin éxito, de desarrollar estrategias terapéuticas para producir células pancreáticas productoras de insulina (células beta) que puedan sustituir a las células deficitarias de quienes sufren esta patología. Ahora esto es posible gracias a un equipo de investigadores del Instituto Gladstone y de la Universidad de California, en Estados Unidos, que ha desarrollado un nuevo enfoque para fabricar células beta funcionales que puedan trasplantarse a un paciente.

Para ello, siguieron el método de reprogramación celular pero introduciendo una pequeña variación: las células reprogramadas no fueron llevadas a un estado de pluripotencialidad antes de diferenciarse, solo a una fase del desarrollo embrionario temprano. Emplearon células de la piel –denominadas fibroblastos– de ratones de laboratorio a las que trataron con una combinación de moléculas solubles y factores de reprogramación de la pluripotencia, lo que dio lugar a células similares a las del endodermo que los autores denominaron DELCs (definitive endoderm-like cells). Las células del endodermo son un tipo celular en fase embrionaria inicial que madura para formar los órganos, entre ellos el páncreas.

Después, reprogramaron las células del endodermo obtenidas previamente usando una combinación de moléculas in vitro y obtuvieron células progenitoras pancreáticas, denominadas PPLCs (pancreatic progenitor-like cells). Por último, las células progenitoras del páncreas maduraron y se diferenciaron en tres linajes de células pancreáticas in vivo, entre ellos las células pancreáticas productoras de insulina.

Este método de obtención de células beta es más eficiente que los probados hasta ahora porque la reprogramación y la diferenciación celular se realizan de manera simultánea. Para probar la eficacia de las células beta obtenidas, las trasplantaron en ratones con hiperglucemia (con elevados niveles de glucosa en sangre). Una semana después del trasplante los niveles de azúcar en sangre habían descendido a niveles normales y, tras 8 semanas, pudieron comprobar que las células beta fabricadas eran completamente funcionales.

Ampliar artículo. Ipemedicina.com

Visto 3717 veces

los campos marcados con (*) son requeridos. El código HTML no es válido.